Endodoncia

La endodoncia permite evitar la extracción de un diente cuando la pulpa (el nervio) del mismo está irreversiblemente afectado por traumatismos o caries profundas. Aplicando este tratamiento se consigue que la pieza dental siga cumpliendo sus funciones de masticación y estéticas. Asimismo se soluciona el problema de la sensibilidad al frío y al calor.

Cuando se realiza una endodoncia es muy aconsejable realizar una restauración (empaste) para fortalecer la pieza dental y evitar así posibles fracturas. 

¿Para qué sirve una endodoncia?

Para salvar los dientes, evitando su extracción. De esta manera podrán seguir cumpliento sus funciones de masticación y estética.Se realiza cuando la pulpa (nervio) está afectada de forma irreversible por caries profundas o traumatismos. En estos casos el diente se vuelve sensible al frío, el calor, a la masticación.

El dolor puede ser intermitente o constante. Incluso el diente puede cambiar de color o puede aparecer un flemón.También podría estar aconsejada la endodoncia en dientes que requieren tallados exahustivos para posterior colocación de coronas o puentes en dientes que presenten lesiones periodontales.

El diente que no sea restaurado despues de la endodoncia es susceptible a una fractura, por lo que se debe realizar la restauracion(empaste) lo antes posible.