¿Qué es una endodoncia?

La endodoncia (tratamiento de conductos) vulgarmente conocida como “matar el nervio” es un tratamiento odontológico que consiste en eliminar del interior del diente los tejidos dañados, limpiando primero los conductos radículares  (donde se encuentra localizada la pulpa dental) mediante limas y tiranervios y rellenarlos luego con una sustancia que evita la permanencia de gérmenes en su interior, así como un nuevo desarrollo de éstos. La sustancia que se utiliza para rellenar los conductos de la raíz es la Gutapercha: la cual es un tipo de goma parecida al caucho, translúcida (para su uso odontológico  se le procesa con colores ), sólida y flexible, fabricada a base del látex. Este modo de tratamiento  del interior del diente permite mantener la dentición natural, el hueso y la encía que le rodea, así como su funcionalidad ayudando a conservar una sonrisa natural, comer con comodidad y que con un adecuado cuidado puede durar como el resto de su dentición.

que-es-la-endoncia

¿Cuándo hace falta un tratamiento de endodoncia?

Nos pregunatremos entonces cuando hace falta una endodoncia. Será cuando la pulpa está afectada de forma irreversible por caries profundas, traumatismos o lesiones endoperiodontales. En estos casos el diente puede volverse sensible al frío, el calor o la masticación. El dolor puede ser intermitente o constante. Incluso el diente puede cambiar de color o puede aparecer un flemón o una fístula. También podría estar aconsejada la endodoncia en dientes que requieran grandes tallados para la posterior colocación de coronas o puentes.

¿Duele un tratamiento de endodoncia?

El tratamiento de endodoncia suele ser prácticamente indoloro, gracias al uso de  anestésicos locales muy eficaces y de larga duración. Acabado el tratamiento y pasado el efecto de la anestesia, podría aparecer alguna molestia durante unos días, sobre todo con la masticación, debido a la inflamación postoperatoria de los tejidos que rodean el diente. En estos casos se requeriría una medicación adecuada.

El tratamiento de una endodoncia puede realizarse en una fase o en varias dependiendo tanto  de la pieza dentaria como de la situación del diente, así como del clínico y su material para realizar el tratamiento, pudiendo ser este tanto manual como rotatorio.  Se puede realizar en una sola fase donde se realiza la llamada “cura” que consiste en limpiar el conducto mediantes las mencionadas anteriormente limas y limpiar con líquidos adecuado para ellos mediante jeringas irrigadoras colocando un cemento provisional para tapar el orificio existente y en una segunda fase otro día realizar el relleno del conducto y la reconstrucción de la pieza.

Un  caso que se nos puede presentar es  la realización de una endodoncia en un flemón. Este se puede hacer ya que en la mayoría de las ocasiones es el tratamiento idóneo para resolver este problema. Un flemón se produce por la existencia de un proceso infeccioso en los tejidos que rodean el diente, muchas veces debido a una enfermedad de la pulpa (nervio). Con la endodoncia eliminamos la pulpa enferma y conseguimos la desinfección de los conductos del diente.

¿Qué debo hacer despúes de una endodoncia?

Después de una endodoncia si el tratamiento se ha realizado de la forma correcta y la reconstrucción de la pieza ha sido la idónea para el diente , esta pieza se deberá mantener como el resto de la boca con su higiene diaria así como sus revisiones, evitando así la aparición de posibles caries tanto en la pieza en sí como en los dientes adyacentes. Esta pieza endodonciada en el caso de dientes posteriores se aconseja una restauración tipo incrustaciones o coronas para evitar dejar la pieza débil y no esperar mucho tiempo para su reconstrucción.

Muchos se preguntan si existe algún tratamiento alternativo a la endodoncia y debemos responder que tras la experiencia en el campo dental se aconseja como primera opción y prioritaria la de intentar que se mantenga la dentición natural. Cuando no es posible, la alternativa es la extracción y sustitución del diente; pero hay que tener en cuenta que ninguna forma de sustitución, incluida el implante, puede competir con un diente natural en cuanto a estética se refiere.

¿Qué es mejor una endodoncia o un implante?

Los estudios científicos muestran un porcentaje de éxito similar entre el diente endodonciado y el implante. Sin embargo, mientras los estudios de endodoncia determinan el éxito o el fracaso en función de parámetros claros y bien definidos; los estudios que analizan el pronóstico de los implantes suelen ser estudios de supervivencia, es decir, solamente observan si en un tiempo determinado el implante está o no está en boca, pero no suelen tener en cuenta si hay complicaciones asociadas u otros parámetros importantes de calidad.

Existen contraindicaciones para mantener un diente en boca por medio de una endodoncia y por los cuales se debe valorar un tratamiento alternativo:

  • La presencia de una fractura vertical.
  • Una proporción desfavorable entre la corona y la raíz
  • Un soporte periodontal insuficiente.

El desarrollo de nuevas técnicas de imagen en tres dimensiones está permitiendo realizar diagnósticos cada vez más fiables para combatir problemas dentales que precisan de un tratamiento de endodoncia. Algunos de estos avances, así como nuevos materiales y sistemas de obturación (empaste) se están utilizando en esta disciplina odontológica todos los días en diferentes consultas dentales donde esta presente las nuevas innovaciones.

Un tratamiento de endodoncia debe estar encaminado a lograr no sólo el éxito sintomatológico o radiográfico, sino también el éxito histológico. Este depende de una serie de factores asociados a la calidad de los procedimientos clínicos y de los materiales utilizados. El estado de salud sistémica del paciente debe ser evaluado, pues enfermedades como la diabetes, discrasias sanguíneas y avitaminosis entre otras pueden afectar el éxito de la endodoncia. La selección de los casos debe considerar no sólo el pronóstico de la endodoncia sino de los procedimientos restaurativos y periodontales, asociados a los factores sociales y económicos del paciente.

Por todo esto el éxito del tratamiento endodóntico   guarda una relación directa a la condición del paciente, a la capacidad del profesional y los criterios de funcionalidad requeridos. El conocimiento profundo y la actualización en estos factores son esenciales durante el ejercicio profesional de la endodoncia.

Leave a Reply

Your email address will not be published.