La onicofagia es perjudicial para nuestra salud dental

comerse-las-uñas

Quizás, si decimos onicofagia no sabemos de lo que estamos hablando, pero si os contamos que esta palabra tiene que ver con  el hábito de comerse las uñas sí, ¿verdad?. Pues de esto hablamos hoy en Clínica Dental Herrera, ya que las uñas van a la boca y por consiguiente afectan a nuestra salud dental.

Qué puede provocarnos que nos mordamos las uñas

El mal hábito de comerse las uñas tiene mucho que ver con el estrés, la ansiedad o el aburrimiento, una costumbre que afecta tanto a niños como adultos y que la padecen entren 45% y 60% de la población.

No hablamos sólo de una cuestión estética en las manos, va mucho más allá y si hablamos de dientes, los frontales, se desgastan tras la acción de romper o astillar la uña.

  1. Bacterias e infecciones. Nos llevamos las uñas a la boca y las bacterias nos pueden provocar una infección. Las más comunes son Staphylococcus o la Escherichia Coli, y en muchas ocasiones se manifiestan con herpes u hongos.
  2. Y de las bacterias a las caries, quizás nunca habíamos pensado la cantidad de problemas que provoca este mal hábito, pero el aumento de caries es muy frecuente por la onicofagia.
  1. Halitosis. Las bacterias hacen de las suyas, y como no, son las que contribuyen al desarrollo del mal aliento.
  1. Bruxismo o desgaste dental. Mordemos las uñas y presionamos, y lo hacemos con los dientes, con lo que produce un desgaste en los mismos, sobre todo en los frontales. Y en este apartado hacemos hincapié en los pacientes con ortodoncia porque son más propensos a sufrir bruxismo; con lo que el problema es aún mayor. Los dolores de cabeza son los síntomas más comunes en personas con esta dolencia.
  1. Alteraciones en la mandíbula. También es bastante común los dolores de cabeza o el oído cuando sufrimos alteraciones en la mandíbula, además de dolores en la propia articulación mandibular. La ATM (Trastorno de Articulación Temporomandibular) puede manifestarse por morderse las uñas debido a los movimientos hacia nuestros huesos y músculos que unen el cráneo con la mandíbula inferior.

Vamos a dejar de comernos las uñas. Cómo hacerlo.

onicofagia-comerse-las-uñas

Como hemos explicado anteriormente, la onicofagia está relacionada por el estrés, así que lo mejor es solucionar esa ansiedad y ser consciente de este gesto que nos perjudica a nuestra salud ( además de estéticamente).

Una vez que somos consciente, y queremos dejar de comernos las uñas, tenemos que acudir al dentista. En Clínica Dental Herrera te revisarán toda la boca de manera gratuita, podrás hablar de este problema con nuestros profesionales y ellos observarán si este hábito ha ocasionado algún problema dental.

En casa podemos utilizar unos esmaltes especiales que tienen un sabor desagradable y que te recordarán en todo momento que están llevando tus dedos a la boca.

La dieta también es importante, hay que fortalecer esas uñas, así que aumenta el consumo de calcio y magnesio.