¿Puede afectar la mascarilla a la salud bucodental?

Aunque la mascarilla no debería perjudicar la salud bucodental, desgraciadamente estamos cambiando nuestros hábitos de higiene oral, pudiendo acarrear consecuencias graves en nuestra boca.

La mascarilla, obligatoria y necesaria, forma parte de nuestro día a día. Mucho se habla de ella: nivel de protección y seguridad, tejido, diseño, cómo utilizarla, cómo afecta a nuestra piel, pero…¿Y cómo afecta a dientes, labios, encías, lengua…?.

En Clínica Dental Herrera estamos detectando que muchas personas no priorizan la salud de su boca debido al uso de las mascarillas, algo que está teniendo unas consecuencias muy negativas a corto, medio y largo plazo. Entre ellas podemos destacar halitosis, caries, tinción de los dientes, retraso en diagnósticos y tratamientos, etc.

Un extra de higiene en tiempos de COVID-19. Cómo hacerlo desde casa.

 Es muy importante la rutina de higiene oral, pero en estos tiempos debemos de ser más conscientes de ello, ya que este virus se concentra especialmente en  boca, nariz,  garganta y laringe.

En primer lugar, el cepillo dental debe cambiarse con más asiduidad, ya que puede ser un foco de bacterias y otros agentes patógenos. En casa debemos tenerlos en sus fundas y separados de los demás cepillos dentales de otros miembros de la casa. Al menos cada tres meses hay que cambiarlo por uno nuevo, y antes si está desgastado o usted ha padecido cualquier enfermedad respiratoria, incluida la Covid-19.

 

Desde la SEPA (Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración) nos recuerdan cuáles son las medidas que nos ayudarán a evitar contraer o propagar este coronavirus:

  1. NUNCA compartir el cepillo de dientes.Esta es una forma habitual de transmisión del virus. Por la misma razón, las cabezas de los cepillos de dientes deben mantenerse separadas unas de otras.
  2. Limpieza bucal.Hay que cepillarse diariamente con una pasta dental con flúor: a última hora de la noche y, al menos, otra vez durante el día, como mínimo. Y realizar la limpieza interdental todos los días (con cepillos específicos o hilo dental), además de usar un enjuague bucal. A menudo se acumulan residuos alimenticios entre los dientes. Estos espacios interdentales son un escondite ideal para las bacterias, facilitando la aparición de enfermedades (las caries y  periodontitis).
  3. Cerrar la tapa del inodoro antes de la descarga de la cisterna.Si se almacena el cepillo de dientes en cualquier lugar cerca del inodoro, cada vez que alguien tira de la cadena parte del aerosol saldrá volando del inodoro y caerá sobre el cepillo. Diversos estudios sugieren que el virus se puede propagar a través de la materia fecal. Por lo tanto, es imprescindible asegurar que el cepillo de dientes esté a una distancia segura del inodoro y cerrar la tapa antes de descargar la cisterna.
  4. Limpia tu baño regularmente. Es el lugar habitual en el que se almacenan los cepillos y donde se procede a la higiene oral. Por lo tanto, es importante que las superficies de su baño se limpien regularmente con un producto de limpieza a base de cloro (lejía).

 

El uso de la mascarilla: halitosis, caries y desmineralización del diente.

 En la boca tenemos muchas bacterias que forman parte de nuestro propio organismo. Algunas aprovechan para activarse cuando tenemos las defensas bajas, y otras se activan en ausencia de oxígeno libre. La falta de aire debido al uso de la mascarilla está provocando una serie de consecuencias que podemos evitar esforzándonos sólo un poco.

Cuando llevamos mascarilla tenemos menos exposición al aire, abrimos y hablamos menos, se nos quedan resto de saliva, etc. Algunas de estas baterías provocan mal aliento (halitosis), otras provocan patologías y otras la tinción en los dientes. Por todo ello tenemos que extremar la limpieza oral.

 

  1. La halitosis (mal aliento): es una de las primeras consecuencias del uso de las mascarillas. Tendríamos que cambiarlas cada 4 ó 5 horas, y estimular la secreción salival a través de la masticación de alimentos duros y sin azúcar. Beber mucha agua y evitar el consumo de tabaco y alcohol son medidas que también ayudan a frenar la halitosis. Una dieta saludable es muy importante, al igual que una higiene oral completa.
  2. La desmineralización del diente y la caries ( la enfermedad oral más prevalente).Las caries son una de las enfermedades más comunes, y la prevención es la mejor protección que existe. Detectarlas a tiempo nos puede ahorrar muchos problemas.

 

La mascarilla no es un parche, acuda a sus revisiones.

 

 

Tu boca es el punto de entrada a tus vías respiratorias y digestivas, y algunas de estas bacterias pueden causar enfermedades. Así, tu salud oral es tu salud general y hay que visitar al dentista. Es muy importante acudir a las revisiones y completar los tratamientos que teníamos previstos.

La mascarilla no es un parche, debemos más que nunca prestarle mucha atención a nuestra sonrisa. Desde casa con todas las recomendaciones que os hemos dado y desde Clínica Dental Herrera, en Torre del Mar, con cualquier duda o preocupación que le surja.

La mascarilla nos protege y el uso de la misma es importante, respete su salud y de las personas que le rodean. No deje de usarla, pero sea consciente que su sonrisa prevalece ante cualquier adversidad.