Los “dientes de tiburón”: ¿Qué son y cómo solucionarlos?

dientes-de-tiburon

Si pensabas que sólo podrías ver dientes de tiburón en las películas estás muy equivocado porque hoy hablamos de ellos, aunque en este caso no del depredador sino de los “dientes de tiburón” que frecuentemente encontramos en las bocas de los más pequeños.  Quizás creas que nunca has visto algo así, pero sí, de hecho en un diez por ciento de los casos se produce este hecho, y es cuando el diente permanente crece por detrás del diente de leche sin que éste se haya caído ( de ahí la similitud con la boca del tiburón).

En estos casos, en Clínica Dental Herrera nos dará todas las pautas para ayudar al diente de leche a caer de forma rápida, pero es importante saber que no se debe forzar para evitar daños en el diente definitivo o en la encía y que son sólo en determinados casos cuando se extraen en la clínica dental.

¿Por qué salen los dientes de tiburón?

Existen distintos motivos por los que pueden salir esta curiosa doble fila de dientes:

  • Cuando no exista suficiente espacio.
  • Porque el diente definitivo lleva una dirección de erupción diferente y no reabsorbe la raíz del diente temporal provocando así la no caída de éste.
  • Por anomalías genéticas ( menos frecuente) por la presencia de un diente supernumerario (diente extra) que aparece en esa posición.

¿Qué pasa con los dientes definitivos cuando se caen los de leche?

Esta transformación se hace de manera natural, y la lengua de los pequeños hace que poco a poco se coloquen los dientes en la posición correcta, donde siempre tuvieron que estar.

A pesar de que parezca algo alarmante, los dientes de tiburón es un problema que afecta de forma habitual a los niños, pero que no debe de preocuparnos en exceso. Los niños no suelen tener molestias y la intervención del dentista se produce en casos excepcionales. El odontopediatra valorará la extracción preventiva del diente de leche para evitar el uso de ortodoncia a causa del apiñamiento y maloclusión de las piezas dentales, pero sólo cuando el especialista lo vea necesario.

Es muy importante la opinión del especialista, y por supuesto las revisiones habituales al dentista desde que les nace el primer diente a nuestro hijo.