Los niños y el dentista: ¿Cuándo y por qué?

los-ninos-y-el--cepillo-dental

Según la Sociedad Española de Odontopediatría  debes llevar a tus niños a visitar una Clínica Dental en cuanto le sale el primer diente de leche o bien antes de que cumpla los dos años de edad, como muy tarde. En Clínica Dental Herrera pensamos que la mejor forma de luchar contra los dolores y molestias relacionados con la boca y los dientes es la prevención. Y sí, la recomendación es para niños pero la prevención no tiene edad y es la clave para evitar males mayores.

¿Cuándo tengo que llevar a los niños al dentista?

Te recomendamos que a partir de la primera visita, y salvo que el odontólogo te diga lo contrario, acudas habitualmente al dentista cada seis meses, para revisar el estado de la salud bucal de tus hijos. Actualmente todos los profesionales médicos están apostando mucho más por la prevención que por un tratamiento de cura, puesto que es mucho más efectivo y menos traumático para los niños ( y adultos). Incorporar la costumbre de ir al dentista de forma habitual es importantísimo para darle normalidad y evitar el miedo.

Por supuesto, debes acudir de inmediato a una clínica dental, cuando tu hijo o hija sienta la más mínima molestia en su boca, o bien cuando observes algo que no sea normal en la misma.

Razones por las que tienes que llevar habitualmente los niños al dentista

El Clínica Dental Herrera le damos seguimiento a los dientes de leche de tus hijos desde su salida hasta su caída. Aunque muchas personas piensan que estos dientes no es necesario que sean vistos por un profesional porque luego se van a caer, debes recordar que los dientes de leche son muy importantes para los niños, puesto que intervienen directamente en el habla y en la pronunciación de las palabras, y por supuesto en la función de masticar para poder alimentarse bien. Es por ello que su cuidado y supervisión por un dentista es de vital importancia.

En Clínica Dental Herrera pueden ayudarte de forma dinámica y divertida a ayudar a tus hijos a mantener una buena higiene dental. Incluso ofrecen a los niños un cepillo de suaves cerdas que trabajan delicadamente sobre los dientes y las encías, con un diseño divertido y colorido para motivarles y que cojan como hábito la tarea de cepillarse los dientes.

Evitar el miedo al dentista

La relación del niño con el odontopediatra debe de ser positiva, por ello decíamos anteriormente que es necesario que vean con normalidad la visita al dentista, que conozcan a los profesionales y  que los propios padres generen una actitud positiva de los niños hacia el dentista:

  • Hablar de forma positiva al dentista.
  • Acudir con ellos a edades tempranas para que empiecen a familiarizarse con el gabinete dental.
  • Explicar la importancia de la higiene bucodental y convertir el momento del cepillado de dientes en un juego en familia.
  • Evitar realizar comentarios negativos sobre el dentista en frente del niño

En referencia al miedo al dentista, en Clínica Dental Herrera disponen de unas gafas de realidad aumentada, donde podrán navegar por Internet y ver dibujos animados o leer su cuento favorito ( Véase post de “Como superar el miedo a ir al dentista”).

La caries infantil, un problema muy común en niños

Es muy común la presencia prolongada de azúcares en la boca, que sucede en los niños que ingieren con frecuencia chuches, o alimentos y bebidas con un alto porcentaje en estos elementos (azúcares). Esta situación asociada a la escasa o ausencia de higiene oral y la presencia de defectos en el esmalte no diagnosticados precozmente, favorecen su aparición.

Diferentes tipos de caries:

  • Caries de primera infancia: menores de seis años (dientes temporales o de leche)
  • Caries de la primera infancia severa: menores de tres años

Cuando se desarrollan las caries y no se tratan, producirán dolor, que pueden afectar a la masticación, al desarrollo físico, a la concentración y al aprendizaje. También puede existir un grave problema de pérdida de dientes, que podrían alterar la alineación de los permanentes; incluso puede haber complicaciones infecciosas.

¿Qué tratamiento deberán recibir estos niños?

Como mencionábamos al principio, conocemos con certeza que la caries es una enfermedad prevenible. Gracias a la importancia de una dieta e higiene oral adecuadas, el uso de productos remineralizantes como el flúor (en las pastas dentales que aportan calcio y fosfatos) es posible tener a los más pequeños libre de caries.