Implantes dentales de zirconio

los-implantes-dentales-zirconio

En la actualidad es cada vez más usual la utilización de materiales estéticos para las rehabilitaciones dentales. El buen funcionamiento de otros materiales como el titanio, han permitido una óptima osteintegración bucal pero ha dado lugar en algunos casos a un mejorable resultado.

Así mismo el uso en la parte protésica de materiales altamente estéticos, como el Zirconio y otros cerámicos están reemplazando a las prótesis cuya estructura era de metal. Si bien es cierto que obtenían un buen resultado de calidad y porqué no decir de imagen, la aparición de estos materiales como el zirconio han dado una vuelta a la estética dental. Ya que no sólo hablamos de imagen sino también de calidad funcional e integración, obteniendo así la excelencia

¿Implantes de Titanio o de Zirconio?

¿Debemos sacrificar funcionalidad con respecto a imagen? Para ello debemos de tener en cuenta los casos clínicos que se nos pueden presentar así como diferenciar ambos, que aunque tienen sus diferencias , los dos son de una gran calidad.

Tradicionalmente, los mejores implantes se han venido trabajando con titanio y de hecho, gran número de ellos siguen siendo de este metal. La elección es porque es un metal con una elevadísima resistencia a la corrosión y en un entorno húmedo como el de nuestra boca, esta característica lo convierte en un metal esencial. Además es extremadamente resistente y muy ligero. Si a eso le sumamos su gran biocompatibilidad tenemos el material perfecto para los implantes. Es bueno sí, pero no es la única opción. Es ahora cuando hablamos del zirconio, perfecto para reemplazar al titanio en la fabricación de implantes porque, además de tener características similares y favorecer del mismo modo la biocompatibilidad, se trata de un material cerámico. Es decir, el zirconio no es un metal y, por tanto, favorece la ausencia de reacciones alérgicas. Nuestro cuerpo lo acepta mucho mejor. Y lo agradece.

Hace años que se sabe de las bondades del zirconio como material apto para implantes y si durante un tiempo se abandonó su uso fue porque su superficie lisa no terminaba de favorecer la osteointegración. Hoy, los implantes de zirconio se trabajan con procedimientos que les confieren una forma microrrugosa que corrige el defecto anterior.

El implante de zirconio presenta ventajas frente al de titanio:

  • Elevada estética
  • Fácil inserción
  • Color similar al diente natural
  • Elevada resistencia
  • Boca libre de metales
  • Mínima adherencia de la placa bacteriana.

Las prótesis de zirconio también han demostrado un gran avance en estos años resolviendo no solo una parte con respecto  a funcionalidad y dureza, sino aprobando casos clínicos de difícil resultado estético. Con las prótesis de zirconio, se consigue gracias a su material una mayor naturalidad de la corona o carilla, asemejándose a la anatomía, translucidez, etc,  de un diente natural. Si a estos resultados protésicos le unes la buena integración en la actualidad de los implantes de zirconio el resultado final es ideal.

Así cada vez es mas corriente en el uso diario la utilización de implantes de zirconio en las clínicas dentales junto a sus coronas de material estético. Podemos evitar por ejemplo pasado el tiempo si se produce por causas de retracción de encías , las tan temibles líneas metálicas en el margen gingival que aparecen tras una sonrisa.

¿Es una solución eficaz el implante dental de zirconio?

Los implantes dentales de zirconio ya están en el mercado para no desaparecer. la posibilidad de poder usar implantes blancos, especialmente en la parte frontal  de la boca ha permitido mejorar la estética en las rehabilitaciones dentales. Una de las dificultades y complicaciones estéticas que ocurren con más frecuencia , es la ya mencionada anteriormente, al poner implantes en la zona anterior, en la línea de sonrisa, especialmente en los casos con retracción de las encías, es la visualización de un borde negro en la zona gingival de la corona del diente. Este hecho es recurrente en pacientes que se han sometido a cirugías después de haber puesto implantes en la zona frontal. Puede ser la razón de grandes problemas psicológicos además de cambios de hábitos de sonreír, hablar y gesticular.

Durante muchos años se ha intentado conseguir una solución estética para este problema y así poder satisfacer al paciente, realizando varias investigaciones experimentales con distintos tipos de materiales como, por ejemplo, porcelanas, zafiros e incluso composites con un recubrimiento de hidroxilapatita.

Algunos de estos materiales fracasaron ya que no eran biocompatibles y otros porque no consiguieron evitar la acumulación de bacterias entre las distintas capas que los componían. Los de porcelana, de «Alúmina», los más biocompatibles, tenían el inconveniente de ser frágiles. Se comenzaron a utilizar para evitar los problemas estéticos de los implantes de titanio pero al tener un gran  porcentaje de fracturas y además tener la complicación añadida de la difícil extracción de los restos por su excelente osteointegración, que era mejor y mayor incluso que la de los implantes de titanio. A estas dificultades había que añadir la posterior reimplantación en el lecho de nuevos implantes.

Recientemente han aparecido en el mercado implantes de zirconio reforzados con alúmina que tienen un comportamiento en vitro extraordinario.

El éxito de las porcelanas actuales, después de muchos estudios y trabajos de investigación, es haber hallado un material en el que podemos confiar por su extraordinaria dureza, que se traduce en un prácticamente inexistente porcentaje de fractura. A estas características hay que añadir su biocompatibilidad, y su buen comportamiento intraóseo, que es igual o mayor al del titanio, no sólo en la parte anterior de la cavidad bucal, sino también en la posterior donde es capaz de soportar fuerzas muy elevadas.