Tratamientos de estética dental en verano

tratamientos-dentales-en-verano

La época del año donde más se demandan tratamientos de odontología estética es el verano. Muchos son los pacientes que acuden a Clínica Dental Herrera para mejorar su sonrisa, y por ello te mencionamos algunos de ellos que pueden ayudarte según tu necesidad:

  • BLANQUEAMIENTO DENTAL: Este tratamiento es uno de los más demandados, sobre todo de cara al verano. Durante el año el tabaco, algunos alimentos que tiñen la dentina, el paso de los años o incluso algunos medicamentos provocan manchas y, en consecuencia, un blanco no deseado en muchas de las sonrisas de nuestros pacientes. Gracias al blanqueamiento dental conseguimos muy buenos resultados. Es una intervención sencilla e indolora.

Si el caso implica la corrección de varios dientes, lo primero que hacemos en nuestra clínica dental es llevar a cabo un análisis facial de la persona a la que vamos a tratar: el DSD (Dental Smile Design), el escáner facial, y las nuevas tecnologías nos ayudar a valorar por ejemplo:

  • CARILLAS DENTALES:  Las carillas dentales son unas láminas muy finas realizadas en porcelana o composite que se adhieren perfectamente a la parte superficial de nuestros dientes. Consiguen un acabado muy natural. El cambio es espectacular y nada doloroso.
  • IMPLANTES DENTALES: Con la pérdida de una pieza dental también se produce una pérdida de autoestima por parte del paciente, fácilmente solucionable con el uso de implantes dentales. Para colocar un implante necesitamos insertar un tornillo de titanio en la encía, que hará las veces de raíz. A continuación, colocaremos una pieza de porcelana.

Esta operación es muy sencilla y poco invasiva. Tan solo necesitamos el uso de anestesia local y llevar a cabo una serie de cuidados mínimos por parte del paciente. En poco tiempo recuperarás la sonrisa y la autoestima.

  • ORTODONCIA INVISIBLE: Nos permite corregir la mordida y la alineación de nuestra dentadura de una forma muy cómoda y prácticamente invisible. Para ello usaremos férulas extraíbles que prácticamente pasan desapercibidas y que se cambiarán cada 15 o 20 días. Esto se combina con el uso de un retenedor nocturno, cuya función es evitar que los dientes se muevan de manera natural mientras dormimos.